Portada de noticia

Amortiguadores en Mal Estado: Síntomas y Consecuencias

  • 09 octubre, 2019

Los amortiguadores en mal estado constituyen un factor de riesgo, además de un considerable deterioro de la experiencia de conducción.

Este elemento mecánico forma parte de todo el sistema de suspensión de un coche, el cual reúne un conjunto de piezas cuya función es la de intermediar entre las ruedas y el chasis del vehículo. El objetivo fundamental es absorber y neutralizar las irregularidades que presente la carretera.

De esa manera, se garantiza que los neumáticos están permanentemente en contacto con el suelo y que la sensación dentro del habitáculo es la de una completa estabilidad.

¿Cómo saber si los amortiguadores están en mal estado?

Muy sencillo. En este artículo, vamos a compartir contigo una serie de trucos para identificar los principales síntomas de una suspensión dañada, así como las consecuencias que ésta tiene sobre la conducción.

Amortiguadores en mal estado: síntomas inconfundibles.

Excesivo rebote del coche

Cada coche presenta un mayor o menor rebote como consecuencia de la dureza de la suspensión y los reglajes utilizados.

No obstante, si detectas un incremento en el rebote de tu vehículo al paso por los baches e irregularidades de la carretera, es muy probable que el sistema de suspensión esté dañado.

Una de la forma más sencillas de confirmar este problema es proceder a apoyarse sobre la carrocería del coche y empujarla hacia abajo en cada una de las ruedas. Si la suspensión está en buen estado, el coche debería recuperar su posición original sin ningún tipo de rebote.

En caso contrario, necesitas pasar por el taller y proceder a cambiar los amortiguadores.


Comportamiento extraño en el paso por curva y frenadas fuertes

Se trata de un síntoma bastante habitual de desgaste excesivo de los amortiguadores. Se pone de manifiesto cuando se procede a realizar frenadas fuertes, y el chasis de desplaza horizontalmente de un lado a otro.

En el caso de las curvas, el coche se inclina excesivamente hacia el exterior y sufre subviraje; es decir, tiende a seguir recto.

 

Desgaste anormal de los neumáticos

Los neumáticos deberían desgastarse de forma homogénea a lo largo de la zona de rodadura.

En el caso de que presenten un desgaste en los extremos o en el centro, es muy probable que la presión de los neumáticos no sea la correcta.

Si el desgaste es irregular, entonces el problema es algo más grave. En el mejor de los casos, es posible que sólo sea necesario alinear los ejes. Sin embargo, también podría deberse a una fuga de aceite en un amortiguador, un cojinete en mal estado o que uno de los brazos de la suspensión se haya cedido.

 

Ruidos extraños al pasar por baches o curvas

Los baches y las curvas son los acontecimientos en los que el sistema de amortiguación recibe un mayor estrés.

Si al pasar por ellos, escuchas algún tipo de ruido extraño, no lo dejes pasar. Es muy probable que la suspensión esté dañada. Las causas pueden ser tan variadas que no vale la pena exponerlas aquí. Acude inmediatamente al taller.

 

Vehículo desnivelado

Cualquier persona se percataría de que algo no va bien con la suspensión del coche cuando éste circula desnivelado.

Este síntoma evidencia que la amortiguación de uno de los ejes o una de las ruedas no se encuentra en buen estado.

La inclinación puede tener lugar hacia uno de los lados, hacia adelante o hacia atrás. La mejor manera de comprobarlo es situar el vehículo sobre un terreno llano, donde se aprecie claramente el desnivel del chasis.

Te en cuenta que, si tu vehículo tiene un sistema de suspensión de aire o neumática, será necesario arrancarlo para que dicha suspensión se active.

Por regla general, se debe a algún tipo de fuga en los amortiguadores. No obstante, también puede haberse roto uno de los brazos metálicos que conectan el chasis con las ruedas.

Este último es un caso extremo, debido al cual el chasis estará completamente hundido sobre una de las ruedas. No hace falta decir que circular en esas condiciones es muy peligroso, además de poder causar otras múltiples averías.

 

Amortiguadores en mal estado: consecuencias

Detectar amortiguadores en mal estado puede ahorrarte más de un susto en la carretera.

La adherencia en las curvas, la pérdida de dirección y el aquaplanning son algunas de las consecuencias más habituales.

Además, la distancia de frenado también aumenta notablemente.

Finalmente, el mal estado de los amortiguadores también puede hacer que el resto de las piezas del sistema de suspensión –como rótulas, cojinetes, brazos y demás soportes- se desgasten más rápidamente.

 

Otros consejos acerca de los amortiguadores en mal estado

Con independencia de que tu coche cuente con el sistema ESP, una suspensión dañada puede desequilibrar por completo el vehículo y causar un trompo.

Cada fabricante establece una serie de recomendaciones de revisión y cambio de los amortiguadores y elementos del sistema de suspensión, en función de los kilómetros recorridos.

La vida media de éstos suele ser de 60.000 kilómetros, si bien depende bastante de los hábitos de circulación del conductor. La recomendación general es proceder a una revisión cada 20.000 kilómetros.