Portada de noticia

7 TIPS PARA QUE DUREN MÁS LAS LLANTAS DE TU AUTO

  • 16 junio, 2019

Aunque la tecnología de fabricación de neumáticos está sumamente avanzada y busca crear llantas que duren más, siempre hay factores externos que determinan su vida útil, desde el clima, tipo de vehículo y hasta tus costumbres al volante.


1.- Cuida tus hábitos de manejo


Este es el factor determinante que incide en la duración de una llanta. Una conducción agresiva, con acelerones y frenazos continuos puede reducir la vida de las llantas hasta en un 80%.


2.- ¡Cuidado con las curvas!


Lo repetimos: cuida mucho tus hábitos de manejo. Agarrar curvas muy forzadas puede producir un desgaste irregular, independientemente de que el riesgo de un accidente se eleva si los neumáticos de tu auto están en mal estado. Evita arrancar derrapando. Además de cuidar los neumáticos, gastarás mucho menos gasolina.


3.- La presión correcta


Una presión incorrecta de los neumáticos afecta en demasía la vida de las llantas. Veinte por ciento menos del aire necesario puede reducir hasta 20% la vida útil de cada llanta.

Como lo hemos mencionado anteriormente, cuando vayas a checar la presión de las llantas, hazlo en Car Master o bien con un medidor propio. Siempre utiliza la presión recomendada por el fabricante.

4.- Rotación

Los fabricantes recomiendan rotar los neumáticos cada 10 o 15 mil kilómetros para lograr un desgaste regular.


5.- Los infames baches

Aunque suene difícil de cumplir, evita en lo posible circular por calles con exceso de baches y si de plano no tienes otra opción, pasa a través de ellos suavemente.


6.- Golpes

Los golpes contra las banquetas en maniobras de estacionamiento también reducen la vida útil de las llantas. Estos roces o golpes ligeros pueden causar problemas internos en el neumático que quizá no se vean a simple vista, pero que acabarán dañándolos.


7.- Siempre limpios

Si manejas una SUV o un vehículo parecido y te fuiste de aventura el fin de semana, no olvides lavar perfectamente el auto, sin olvidar las llantas. El lodo acumulado en los neumáticos acabará por desbalancearlos, lo que acelerará su desgaste.