Portada de noticia

Cómo Cuidar Las Llantas De Tu Vehículo Durante La Cuarentena

  • 17 marzo, 2020

Hay que seguir unos sencillos pasos para evitarse sorpresas

Durante los tiempos de contingencia nuestros vehículos se quedarán sin usar, o en teoría eso debería pasar.

¿Qué tienes que hacer para asegurarte de que las llantas estén en óptimas condiciones?

1.- Si tienes oportunidad infla las llantas hasta 10% arriba de la presión de inflado recomendada por el fabricante del auto, pero asegúrate de NO rebasar la presión máxima -en la cara de la llanta encontrarás esa información- ya que tener automóvil detenido durante más de 30 días puede ocasionar que se pierda presión aunque no esté ponchada la llanta y de un día a otro lo encuentres con una o varias llantas bajas -todo un clásico de un coche que no se usa- y cuando sea el momento de que regresar a las actividades cotidianas, asegúrate de revisar la presión de inflado y reducirla a la recomendada por el fabricante del auto.

2.- Desplaza el auto unos centímetros para adelante o para atrás una vez a la semana, ya que al realizar esta acción varían los puntos de apoyo de las llantas sobre el piso con lo que se evita una posible deformación por la pérdida de presión.

3.- Resguarda tu automóvil. De ser posible, mantén tu auto en un lugar techado, ya que la exposición directa y prolongada al sol, al frío o la lluvia, pueden afectar el estado de las llantas, así como el funcionamiento del vehículo en general.

4.- De ser posible procura tener en la cajuela de tu auto un pequeño compresor de inflado -muchos vehículos que usan llantas Run Flat lo traen- te será de muchísima ayuda tenerlo a la mano si se baja una o varias llantas durante el confinamiento.

5.- Spray inflallantas, es otra de las cosas que siempre debes tener en la cajuela de tu vehículo, los venden en el supermercado, son baratos y cuando son necesarios hacen TODA la diferencia en caso de una llanta sin presión de aire

6.- Si tu auto lleva ya un tiempo parado y tienes que usarlo debes hacer una rápida revisión antes de manejarlo nuevamente, primero una revisión visual exterior, también revisa posibles fugas de algún fluido, sea aceite o refrigerante en el piso.

Cuando tengas oportunidad -cuando el confinamiento se termine- procura ir a un distribuidor de llantas, o con tu mecánico de confianza para que revise la presión de inflado y estado de general de las llantas ¡No te olvides de la refracción, si tu auto la trae!

Si no tienes que salir de tu casa, no lo hagas y si tienes que hacerlo toma todas las precauciones posibles.